¿Cómo superar una ruptura de pareja?






Si has terminado una relación, es probable que estés pasando por un mal momento de tu vida. Una ruptura es tan dolorosa como cualquier pérdida, y necesitas un tiempo para elaborar un duelo.


Hoy quiero hablarte de las rupturas, de la ansiedad, la autoestima y emociones que aparecen.


También te dejo pautas y ejercicios que puedan ayudarte a sentirte mejor.


Si has pasado por una ruptura, es natural que estés experimentando ansiedad, pensamientos repetitivos, baja autoestima, tristeza, culpa, enfado, pensamientos obsesivos, frustración, miedo, vacío y soledad.


-Te pasas el día llorando o con ganas de llorar, y te cuesta concentrarte en tus responsabilidades. La tristeza acapara todo tu cuerpo, tu mundo se ha derrumbado y está desequilibrado. Incluso puedes pensar que nada tiene sentido sin esa persona, en que no podrás reconstruir una vida sin ella.


-Piensas, mucho, de manera repetida, en lo que podrías haber hecho mejor, buscando los errores que cometiste y la manera de arreglarlos. Te puede llegar a producir ansiedad, o entrar en bucle y no dejar de dar vueltas a la cabeza.


-Te baja la autoestima: te sientes culpable de lo que ha sucedido, y te castigas en exceso por ello. Haces autocrítica. Quizá tengas ganas de echar el tiempo atrás, para corregir tus fallos.


-Todo esto puede hacer que incluso te sientas enfadado/a contigo mismo/a.


-Sientes vacío y soledad, porque la persona que ocupaba uno de los lugares más importantes de tu vida ya no está en este mismo lugar:


Quizá sientas que no podrás vivir sin ella, que no vas a encontrar a nadie igual con quien construir y vivir la misma historia que tuviste con la persona que has roto; o que, aunque encuentres a otra persona, no vas a dejar de querer a tu expareja, ni olvidar lo que habéis vivido.


O al revés, puedes sentir pena por dejar ir a esa persona. Y te preocupa cómo se siente sin ti.


-También es probable que focalices tu atención en todos los momentos bonitos que vivisteis juntos o juntas, y que idealices aquellos aspectos que echas de menos. Solamente eres capaz de ver lo felices que podríais llegar a ser, o los momentos en los que fuisteis felices. Te invaden los recuerdos.


Piensas en el amor y el cariño que os tenéis, en todas sus virtudes. En lo que os une, las similitudes, los intereses que tenéis en común, y en por qué deberías seguir estando unido/a esa persona.


Se te olvidan las razones por las que la relación no funcionó, o vuestras incompatibilidades.

Te cuesta ver los defectos de tu expareja, la diferencia de valores, o los errores que él o ella también cometió. Y aunque los veas, el vacío puede llegar a ser tan grande, que quieres darle otra oportunidad a la relación. Piensas que todo podría mejorar.



-Puede ser que todo esto te ocurra de manera obsesiva, y que te pases el día intentando saber dónde está, o qué siente. Con quién habla y qué piensa en este momento. Con ganas de llamar o escribirle mensajes.


-Las redes sociales tampoco te ayudan, porque tienes a buscar en ellas todo lo que quieres saber de tu ex pareja. Te preguntas si tu ex pareja también estará pensando o sintiendo lo mismo que tú, y tienes la esperanza de volver a estar con ella.


Puede ser que sientas impulsos por escribirle cosas, y te obsesiones haciéndole o haciéndote preguntas sobre por qué la relación se ha terminado o cómo se podría arreglar.


-También puede ser que sientas celos de otras personas que están a su lado.

Si todo esto te ocurre, debes saber que todos estos pensamientos y emociones son parte natural de un proceso de ruptura.

Por eso, como decía al inicio de este artículo, hoy quiero dejarte algunas




EJERCICIOS QUE PUEDAN SERTE ÚTILES:


1-En primer lugar, me gustaría invitarte a que hagas un ejercicio de focalización de la atención.

Si es posible, realiza este ejercicio en soledad, en un lugar y un momento donde tengas espacio para ti.


Piensa con los ojos cerrados y respóndete a la siguiente pregunta:


1-1) ¿Cuál es el primer recuerdo que te viene a la mente, o lo primero que piensas al decir el nombre de tu expareja?

Es muy probable que sea uno de los recuerdos más bonitos que tengas, o una imagen de cuánto quieres a esa persona, que te gustaría tenerla delante, decirle algo, o abrazarla.


1-2) Respóndete: ¿Es este pensamiento una representación real de cómo era vuestra relación de pareja? ¿O es fruto de la idealización que hacemos cuando queremos y echamos de menos a alguien?


Probablemente, eso que imaginas es un pensamiento irracional, que la mente suele tender a elaborar cuando aún existe algo de amor. Pero es falso.


Durante la ruptura, podemos incluso echar de menos situaciones que imaginamos sobre el futuro que nos gustaría vivir con esa persona, pero ni siquiera han existido.


Cuando la relación es reciente y el vínculo aún existe, pensar en esta persona te genera serotonina, un neurotransmisor que te produce felicidad.

Por lo tanto, el hecho de tener pensamientos positivos y repetitivos sobre esa persona es el resultado de un proceso neuroquímico.


1-3) Por eso, ahora repítete que: los momentos que recuerdas de forma positiva, NO son una representación realista de vuestra relación, son hechos aislados que recuerdas con cariño, y que tiendes a idealizar como lo más destacable o común.


1-4) Es muy importante que, cuando te observes a ti mismo/a imaginando estas situaciones, tomes conciencia de lo irracionales que son estos pensamientos, los mires con distancia y aterrices a una situación más realista.


La realidad es que, si la relación se ha roto, la dinámica que teníais, es decir, la forma de relacionaros, no era sana para ninguno de los dos.


Había uno o varios factores dañinos. Conecta con ellos:


Si era una baja autoestima, el tipo de apego, la dependencia emocional, los celos…

Si era la distancia, un estilo de comunicación pobre…

O tal vez la diferencia de valores que no permitía tomar decisiones conjuntas.

La diferencia de proyectos de vida…

O cualquier otro factor que haya hecho que uno de los dos o ambos hayan tomado la decisión de terminar la relación.


Para facilitarte esto, te pediré que, de nuevo, cierres los ojos:

1-5) ¿Podrías visualizar una de las discusiones, desacuerdos o situaciones que os llevó a la ruptura? ¿Cuál fue? Tómate unos segundos para recordar los detalles.


¿Qué sentiste? Tómate unos segundos para conectar con esa emoción y con las sensaciones que tuviste.


Esta situación es el denominador común de vuestra manera de relacionaros, o vuestro patrón relacional.




2) Ahora, toma papel y boli, y haz una lista de todas las situaciones dolorosas que recuerdes, anotando las emociones que sentiste en cada una de ellas.



3) Observa esas situaciones en tercera persona y piensa como si fueras un amigo/a externo a las circunstancias:


-¿Qué le dirías a ese amigo/a en cada una de esas situaciones que vivió con su pareja? ¿Merece eso en su vida? Tú tampoco.


-Justifica, de manera objetiva, por qué terminar la relación es la mejor decisión para poner solución a cada una de esas situaciones.


Mereces ser feliz. Créetelo.




4) Finalmente, observa la ruptura como un aprendizaje, y el presente como una oportunidad de crecimiento personal. Respóndete:


-¿Qué has aprendido de la relación que acaba de pasar? ¿Qué aspectos de tu manera de relacionarte puedes repetir en tu próxima relación? ¿Cuáles no? ¿En qué has madurado?


-Si estás viendo este momento de tu vida como un fracaso, o un paso hacia atrás, ten un gesto de amor propio y permítete vivir este momento como una oportunidad de crecimiento:

Recuérdate que la vida no es siempre ir hacia adelante. Recuérdate que cada momento doloroso te enseña algo, que te da experiencia y sabiduría. Ahora eres mejor persona. Al contrario de lo que puedes estar pensando, vales mucho y tienes mucho que ofrecer: mucho por lo que ser deseado/a, amado/a y respetado/a.




PAUTAS PARA SUPERAR UNA RUPTURA DE PAREJA:


-No alimentes los recuerdos positivos.

-Desidealiza la relación.

-Observa la relación con distancia y objetividad.

-No te fusiones a los pensamientos, intenta cuestionarlos, como si los miraras desde fuera.

-Focalízate en los aspectos dañinos de la relación.

-Agradécete por salirte de un ciclo tóxico.

-Si esa persona no quiere estar contigo, no te va a hacer feliz. Mereces alguien que te valore por lo que ya eres.

-Si has dejado a tu pareja, recuerda las razones que te llevaron a esa decisión.

-No busques a tu ex pareja en las redes sociales.

-Tómate distancia física y emocional: Por el momento, será más sano estar separados que ser amigos.

-No te culpes por los errores. Lo has hecho lo mejor que has sabido.

-No te atribuyas todos los errores. Los conflictos de pareja siempre son cosa de dos.

-Observa el presente como una oportunidad de crecimiento personal.

-Observa la ruptura como un aprendizaje.

-Ámate por encima de todo, respétate y hazte respetar.

-Cultiva tu autoestima haciendo aquellos que te haga sentirte realizado/a.

-Cultiva tu autoestima siendo fiel a tus valores.

-Recuerda que el vacío y la tristeza son necesarias y pasajeras.

-Ambos/as sois perfectamente capaces de volver a hacer vuestras vidas, a pesar de que ahora parezca difícil.

-No estás destinado/ a quedarte solo/a ni estancado/a en esta relación, aunque ahora te parezca imposible salir de este bucle.

-Los pensamientos que te invaden son irracionales. No te creas todo lo que te dices a ti mismo.

-Date tiempo y permítete conectar con lo que sientes.

-No seas impaciente: El duelo se elabora con el paso de las semanas y los meses.

-Busca personas en las que puedas confiar para compartir lo que estás experimentado.


Si ambos o uno de los dos ha decidido romper la relación y no estáis dispuestos a realizar un trabajo personal y/o de pareja, la decisión de NO continuar con la relación es la mejor, para no repetir ni caer de nuevo en ese tipo de relación que produce malestar y que probablemente sería motivo de infelicidad y frustración durante muchos años.



Si crees que puedo ayudarte y quieres hablar conmigo, recuerda que podemos vernos unos minutos sin coste y sin compromiso, para que puedas contarme tu caso y conocernos.


Agradezco mucho tu paso por estas líneas y espero que el artículo te haya sido útil.


Un abrazo.


25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
images.png

© 2020  Maite González Serrano