top of page

Autoestima ¿Cómo construir mi autoestima?







En este vídeo te hablo de autoestima.


¿Te comparas con otras personas o sientes que no encajas?

¿Te afecta lo que los demás piensen de ti?

¿No estás segura/o de ti, de tu propia imagen y te criticas demasiado?

¿Te cuesta establecer metas, tomar decisiones y no confías en tus capacidades?

¿Te parece difícil establecer límites, o negarte a hacer cosas que no quieres?


Te gustaría quererte más y reforzarte por quien eres. Pero te cuesta.

Si te identificas con estas sensaciones, probablemente quieres mejorar tu autoestima.

Y, aunque trates de verte con otros ojos, te resulta difícil.


A continuación, puedes leer qué es, cómo se construye y un ejercicio para tomar conciencia de la autoestima.


a) La autoestima: Qué es.

La autoestima es el valor que te das. Lo que crees que eres, lo que piensas y sientes respecto a la imagen que tienes de ti.

Toda esta percepción, esta valoración que haces sobre tu propia persona, es una construcción que elaboras desde tu infancia hasta el momento actual:

Un juicio que construyes de acuerdo a tus vivencias y relaciones en la niñez, adolescencia, o incluso algunas que refuerzas en la edad adulta.

Éste es el motivo por el que no es sencillo modificar la autoestima de la noche a la mañana. Tu autoestima tiene que ver con tu historia.

Una buena autoestima permite valorarte por el mero hecho de ser quien eres. Una persona: con dignidad y derechos; con defectos y virtudes, inherentes a cualquier ser humano.

Una buena autoestima es el reconocimiento y potenciamiento de las cualidades. Y también auto-compasión: aceptación y perdón de los errores.

Y, probablemente te preguntes:

¿Por qué, a pesar de entender esto, no soy capaz de aplicármelo a mí mismo/a?

A continuación, te dejo algunas de las bases sobre las que se edifica tu autoestima y un ejercicio para responderte esta pregunta.



b) Autoestima: Cómo se construye.

Cuando nacemos, nuestro auto-concepto es un lienzo completamente en blanco que se va pintando de colores, o de grises y negros, dependiendo del trato que vamos recibiendo de aquellas figuras de apego, que suelen ser las personas encargadas de darnos protección y seguridad:

Padres, madres, abuelos o abuelas.

Incluso tíos/as o profesores/as.


Éstos son algunos de los aspectos necesarios para construir autoestima desde la etapa temprana:

-Recibir amor incondicional: Sentirme querido/a por lo que soy, y no por lo que consigo o hago.

-Que las expectativas que depositan en mí, sean realistas.

-Que mis decisiones sean respetadas.

-Ser visto/a.

-Ser reconocido/a y respetado/a en la vulnerabilidad.

-Recibir límites de manera justificada y desde el cariño.

-Sentir que mis figuras de apego sintonizan con mis emociones.

-Un trato congruente: Lo que me dicen es congruente con lo que me hacen, y cómo me tratan.


Si te faltó alguno de ellos, probablemente necesitas trabajar los sentimientos que te generó y los pensamientos que elaboraste en el pasado, para sentirte bien y ganar autoestima en la actualidad.

Para comprender mejor por qué te evalúas como lo haces, te invito a continuar leyendo:




c) Un ejercicio para tomar conciencia:

¿Te cuesta pensar en alguno de los puntos anteriores?

¿Te es difícil recordar momentos de tu infancia que representen alguno de ellos?

O incluso…

¿Alguno de esos puntos te causa rechazo o dolor porque lo viviste en el sentido contrario?

¿Recuerdas las carencias que tuviste?


Te invito a cerrar los ojos y a conectar alguno de estos aspectos con vivencias de cuando eras pequeño/a:

¿A través de qué recuerdo lo podrías explicar? ¿Qué situaciones te vienen a la mente?

Por ejemplo, puede pasarte que la frase “mis decisiones deben ser respetadas” te cause ruido interior, si tus figuras de apego tuvieron la tendencia de escoger por ti, y no respetaban tus intereses y/o motivaciones. Tal vez puedes pensar escenas concretas donde esto sucedió.

Continúa con los ojos cerrados el tiempo que necesites para recordar, y toma conciencia de cómo te sientes al hacer memoria.

Por último, fíjate si esas mismas emociones son las que experimentas a día de hoy cuando te encuentras en situaciones similares.

En el caso de este ejemplo, observarías si te sientes igual cada vez que tienes que tomar una decisión ahora que eres adulto/a.

Si este ejercicio te remueve, probablemente explique la falta de autoestima en alguna de las facetas de tu vida.



En el siguiente enlace te dejo algunos factores que constituyen la autoestima y una práctica para trabajarla.


Recuerda que la psicoterapia puede proporcionarte un acompañamiento, y sostenerte a lo largo de un proceso de introspección, para realizar un trabajo íntegro y con cambios significativos de mejora.


Si crees que puedo ayudarte a entender en profundidad el origen de tu autoestima, a gestionar las emociones que te ocasiona y a construir un mejor auto-concepto, no dudes en contactarme. También podemos hablar unos minutos sin coste y sin compromiso, si así lo necesitas antes de iniciar un proceso.




Un abrazo,


Maite

896 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo
images.png

© 2020  Maite González Serrano

bottom of page